Posts Tagged ‘sónar’

El Sónar-09 ya es historia y queda la sensación de que el festival ha logrado capear una edición difícil gracias a la adhesión de un público que mantiene su fidelidad a la marca. En un ejercicio lastrado por los recortes, con la supresión de la noche del jueves, así como de la oferta desviada al Palau de la Música y de uno de los escenarios del recinto de Fira Gran Via, el Sónar ha salido al paso con unas cifras de asistencia potentes, aunque sensiblemente inferiores a las ediciones más recientes.

Rostros de satisfacción, quizá de alivio, la madrugada del domingo en las oficinas del festival. Los directores se mostraron complacidos por el balance de asistencia: 74.481 personas, algo lejos de las 81.400 del año pasado, aunque el descenso, según apuntaron, se matiza considerando, sobre todo, la eliminación de la noche del jueves. Hechas las restas, Ricard Robles estimó que las cifras son «muy similares» a las del 2008. La sesión más concurrida fue la del sábado por la noche, con 22.120 asistentes, frente a los 16.932 del viernes.

Al margen de este balance quedan las 5.320 personas que, según la organización, acudieron a lo largo de ayer a la primera edición de SonarKids en el CCCB y la plaza de los Àngels. Cifras que el festival no desea sumar al cómputo total, ya que, como subrayó Robles, SonarKids es un evento «con vida propia».

Vía El Periódico.com

Animal Collective, Orbital y las masas electrónicas

Se acabó el Sónar y, entre muchas otras cosas, nos deja para el recuerdo la imagen de un descamisado que paseaba por el CCCB luciendo espalda y exhibiendo un gigantesco tatuaje en el que podía leerse «I Love Techno».

Es feo, sí, pero es lo que hay. Y precisamente ese amar locamente el techno como si el mundo fuese a acabarse mañana es lo que buscaban muchas de las personas que deambulaban anteanoche anoche por el recinto ferial de Montjuïc 2 y acabaron hincando la rodilla ante los púlpitos de Jeff Mills y Carl Craig. El interés, sin embargo, estaba en el duelo que protagonizaron Animal Collective y Orbital. El pop del futuro contra la electrónica de los noventa.

A Animal Collective, socorristas de la penúltima playa del pop, apenas se les pueden poner pegas, aunque más de uno los acabase desechando por raros o, peor aún, por listillos.

El caso es que lo suyo, pura alquimia sonora, fue una rara mezcla de autismo y maravilla; uno de esos conciertos-interruptus en los que el público tuvo que contenerse las ganas de menear trasero y atender con cara de interés a los enrevesados teoremas sonoras de «Merriweather Post Pavillion».

Excursiones psicodélicas

Quizá les faltó sacarle algo más de jugo a las proyecciones e irse un poco menos por las ramas en sus excursiones psicodélicas pero, aún así, lo suyo fue una precisa exhibición de pop a seis manos y tropecientos botones con voces y teclados sampleados en directo y un constante ir y venir rítmico entre la herencia africana y la pulsión industrial.

Es cierto: Animal Collective se pasaron de teóricos, pero para liberar tensiones ya estaban Orbital, auténticos triunfadores de la noche -a ojo, más de doble de público que los estadounidenses- y prueba irrefutable de que el Sónar también puede generar sus propios clásicos.

Los británicos salieron a hombros en el 95 y en el 99 y completaron anteanoche anoche el triplete con una nueva lección magistral de electrónica para las masas. Fieles a su concepción global del espectáculo, salieron a escena con sus ya célebres gafas-linterna, idearon unas espléndidas proyecciones visuales y, faltaría más, no se olvidaron de himnos como «Halcyon», «Satan» y «Chime». Fue nostálgico, sí, pero precisamente de eso se trataba.

En lo puramente estadístico, al final han sido 74.300 las personas que se han dejado ver por el Sónar 2009, una cifra similar a la registrada el año pasado -fueron 81.000, aunque con una noche y un escenario más- que viene a confirmar que, efectivamente, esto ya no hay quien lo pare.

Vía ABC.es

Anuncios